martes, marzo 24, 2009

Noticias del Diario Jaén

6 comentarios:

Maria dijo...

Conozco personalmente a Enrique y me parece una persona estupenda; es una persona agradable en el trato, sencillo, cariñoso,es una buena persona.Lo que no me gustó es que dijera que era cristiano rojillo, porque los rojos y los fachas ya pasaron a la historia, todos fueron personas y todos sufrieron durante la guerra.
Tan solo tendría que ponerle un pero a su pregón y es que él dice en su pregón que la Iglesia debería dedicarse a otras cosas y no meterse tanto en política.La Iglesia es una institución de la que forman parte muchos cristianos, personas con sus defectos y virtudes,mejores y peores; al ser tantos los cristianos que la forman, unos se dedican a desarrollar labores humnanitarias, otros obras de caridad, otros no hacen nada por los demás, unos les prestan atención a los drogadictos y otros simplementen los ignoran y todos se dicen y nos decimos llamar cristianos.
Pero si hablamos de la Iglesia como institución, está en su pleno derecho de opinar de lo que quiera y en mi opinión eso no tiene porqué ser política.
Ahora está de moda estar en contra de la Iglesia, y eso no va por tí Enrique, es en general, sin darnos cuenta del papel que ha tenido la Iglesia en la construcción y desarrollo del mundo occidental, con sus cosas buenas y malas eh?; de hecho, la celebración de la semana santa no es un acto político ni un invento de este siglo, es la celebración de la muerte y resurrección de Jesús, y lo que sabemos de Dios es pq la Iglesia nos lo ha enseñado.

Anónimo dijo...

Vamos a ver asi. alguien me puede decir, ya que no pude asistir, ¿Que reivindica el sr. López en su pregón?.

Anónimo dijo...

Todos conocemos a Enrique, como es, como piensa e incluso lo que va a decir en un acto a si ¿Entonces de que nos quejamos? El pregón de Enrique es tal y como es él, ni mas ni menos, además yo lo prefiero así, no me gustan los hipócritas, como esos que solo son buenos en Semana Santa, esos que se vuelcan con las procesiones y con los pasos, esos que están en misa desde el viernes de dolores, hasta el domingo de resurrección y luego, el resto del año, ni se acuerdan, en fin, allá cada uno con su conciencia.

Saludos y a disfrutar de las fiestas, unos con devoción y otros con vocación, yo particularmente lo haré con el espectáculo procesional.

Anónimo dijo...

Yo pienso que fue un discurso estupendo. Lo de ser de izquierdas o de derechas, rojillo o facha, aunque esta última no se mencionó en todo el discurso, es hoy por hoy una realidad de nuestro pueblo muy arraigada, por desgracia, aunque no lo queramos reconocer. Además conociendolo lo de rojillo lo dijo con todo el cariño del mundo, como por aqui dicen, sabemos como es él. Si la Iglesia está en su derecho de opinar de lo que quiera ¿por qué se pone como un pero en que el critique las malas cosas que hace?
Pienso que no está de moda estar contra la iglesia, por que no es así. Hay un gran apoyo a la gente humilde que compone la Iglesia, como la mención a las monjas de Santa Clara o a Don Pedro, que tanto cariño le tenemos todos. La gente en general está harta de la hipocresía de la iglesia. De los altos cargos de la iglesia que día a día se van convirtiendo más en empresarios y politicos, que en hombres de Dios que ayuden a su pueblo.
Y aunque la Semana Santa nos la haya enseñado la Iglesia, debo de recordar que se mantiene por la devoción de los fieles y por el amor a la tradición.
Por último, creo recordar que aunque estaban a su lado después del pregón, ninguno de los parrocos se acercó siquiera a saludarlo después ni siquiera por cortesía.
Con esto no quiero crear polémica simplemente expresar mi opinión.
Un saludos a todos y disfrutad de esta cosa tan bonita que es nuestra Semana Santa.

Anónimo dijo...

Nos recuerdas que la Semana Santa se mantiene gracias a la devoción de los fieles, yo pensaba que la Iglesia la formamos todos los fieles.

Anónimo dijo...

La semana santa, como las fiestas calatravas, como la feria, se mantiene gracias a la gana de fiesta de los fieles, así que no mezclemos churras con merinas, ya que por devoción, pocos, muy pocos, se visten de romano.

Es una opinión como otra, no dramaticemos, je je je.

Saludos,